defending rights and civil liberties

El derecho a la libertad de reunión pacífica es el que tienen todas las personas a organizar, convocar y participar en reuniones, concentraciones y manifestaciones. Esta libertad se ejerce mediante la celebración de cualquier reunión temporal, estática o en movimiento, de un conjunto de individuos cuyo fin es trasladar un mensaje.
           
Los Estados tienen la obligación de proteger el ejercicio de este derecho, que es esencial en una democracia y representa un conducto privilegiado para el ejercicio del derecho a la participación en los asuntos públicos por parte de la ciudadanía.

Blog