defending rights and civil liberties

2014

12

AGO

Sombras y nada más que sombras del Anuario Estadístico del Ministerio del Interior

Hace unos días, el Ministerio del Interior publicó su Anuario Estadístico correspondiente al año 2013, aunque el Ministerio, haciendo uso de la transparencia que le ha venido caracterizando, lo ha subido a su página web sin mayor publicidad o aviso...

Hace unos días el Ministerio del Interior publicó su Anuario Estadístico correspondiente al año 2013, que puede consultarse aquí. Se lo cuento desde el Blog de RIS prácticamente en primicia porque el Ministerio, haciendo uso de la transparencia que le ha venido caracterizando, lo ha subido a su página web sin mayor publicidad o aviso; “ciudadanía, si quieren ustedes tener acceso a los datos públicos, búsquense –y rebúsquense- la vida”. “Bueno, pero al menos publican las estadísticas”, me diría aquel. Y es cierto, pero a poco que una se lo lea e intente comprender los datos que en él se reflejan, la sombra de la duda vuelve a confirmar la opacidad con la que opera el Gobierno.

El primer dato sobre el que podemos detenernos es el relativo al número de identificaciones policiales practicadas el año pasado. Se trata de un aspecto de interés teniendo en cuenta el uso pretendidamente disuasorio de esta diligencia policial en las manifestaciones así como el sesgo discriminatorio con el que se suele identificar a las personas. En el informe se recogen 6.580.050 identificaciones, lo que a priori podría parecer una reducción notable con respecto a las identificaciones realizadas en 2012, y que superaron los 7,8 millones. De hecho, el propio Ministerio se esmera en hacer un análisis comparativo con lo ocurrido el año anterior, poniendo de manifiesto esta reducción de más de 1,2 millones de identificaciones. Ahora bien, sorprende que el Ministerio se haya esforzado tanto en hacer todas esas tablas comparativas, cuando no se explicita qué cuerpos policiales abarca este año el Informe (¿se incluyen o no las identificaciones practicadas por las policías autonómicas y locales?), y, lo que es más importante, se omiten –por no haber llegado a tiempo los datos al parecer- las identificaciones practicadas en Cataluña, esto es, la segunda comunidad más poblada de España, donde se produjeron casi 800.000 identificaciones en 2012. Teniendo esto en cuenta, en realidad poca variación podemos constatar entre 2012 y 2013: la policía sigue practicando identificaciones de forma muy desproporcionada (y en muy mayor medida que cualquier país de nuestro entorno), lo que es producto de la precaria regulación de estas diligencias policiales en la normativa vigente.

El número de manifestaciones que se reflejan en el informe asciende a 43.170, lo cual significaría una leve reducción con respecto a las 44.233 de 2012, si no fuese porque en este capítulo también se omiten los datos de Cataluña. Y aún obviando las manifestaciones catalanas, donde sí encontramos una variación muy notoria con respecto del año anterior, es en lo que el anuario denomina “manifestaciones prohibidas”: 1682, frente a las 294 que hubo supuestamente en 2012, esto es, un número casi 6 veces superior (a pesar que, como decíamos, en 2012 sí se tuvieron en cuenta los datos catalanes). En cualquier caso, no se explicita qué se entiende en el Informe por “manifestación prohibida”. Lo único que sabemos es que, según este Informe, las manifestaciones pueden ser “comunicadas” o estar “prohibidas”; ¿será que para Interior toda manifestación no comunicada está prohibida? Esperemos que no sea así, porque en tal caso querría decir que el Ministerio elabora sus estadísticas ignorando deliberadamente la jurisprudencia constitucional y los estándares de derechos humanos.

En 2013 los españoles no sólo nos hemos manifestado en la clandestinidad de la prohibición, sino que además nuestras manifestaciones han tenido muchísimas más incidencias que el año pasado. Así, si en el anuario de 2012 tan sólo aparecieron 11 manifestaciones con incidencias, el año siguiente, en palabras del Ministerio del Interior, habría habido 674; esto es, en una proporción más de 60 veces mayor, y además sin incluir los datos de la segunda comunidad más poblada del Estado español. No podemos saber qué entiende el Ministerio del Interior por “incidencia”, pero está claro que a lo largo del año 2013 nos hemos vuelto unos vándalos.

Ante tal nivel de conflictividad, cabría esperar un repunte muy significativo del número de detenciones e imputaciones por delitos contra el orden público, o de las infracciones administrativas ligadas a la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, Reguladora del Derecho de Reunión. Pues no se confundan. Resulta que el número de imputaciones por delitos y faltas contra el orden público (23.247 y 1.734 respectivamente) es muy similar al del año anterior, y las infracciones administrativas, lejos de subir, han disminuido considerablemente: se registraron 1.485 infracciones por incumplir el art. 23.c) de la Ley de Seguridad Ciudadana (en 2012 fueron 2.392), 333 por negativa a disolución (en 2012 eran 1.069, tres veces más) y se impusieron 981 sanciones por este tipo de ilícitos (1.722 en 2012, casi el doble).

Una servidora es incapaz de encontrar una explicación mínimamente lógica a esta contradicción de datos (y si alguien la tiene, ruego me la explique): a mayor número de manifestaciones prohibidas o de incidentes, menor número de imputaciones por infracciones penales o administrativas contra el orden público. Quizás algunos números sean más fáciles de maquillar que otros. Quizás se me escape algo. Pero si en el debate parlamentario sobre la nueva Ley de Seguridad Ciudadana que empezará el mes que viene a algún representante le da por sacar estos datos de incidencias y prohibiciones en manifestaciones, conviene que desconfíen.  

----

A modo de addendum: Otra estadística muy interesante y más fiable es la que se publica sobre delincuencia y justicia penal en Eurostat. En el último informe, correspondiente a 2010 y publicado el año pasado, se reveló que España, con un total 247.267 agentes de la policía, es el tercer Estado de la UE con mayor número de agentes por cada 100.000 habitantes, por detrás solamente de Montenegro y Chipre. Si en España había en 2010 508 agentes de la policía por cada 100.000 habitantes (en el período 2005-2007 eran 477), en Francia había 354, Alemania 300 y Reino Unido (Inglaterra y Gales), 259. Esto podría explicar el elevadísimo número de controles policiales, muchos de ellos, injustificados. Lo que está claro es que en la España de los recortes, el gasto en policía se ha mantenido intacto, cuando no se ha acrecentado.

  • Corte Penal Internacional: reformas pendientes

    25 JUN

    La reciente solicitud de cuatro ex presidentes de la Asamblea de los Estados Partes de la Corte Penal Internacional (CPI) de una "evaluación independiente" a esta por parte de un pequeño grupo de expertos es la consecuencia de las numerosas decisiones judiciales controvertidas de la Corte.

  • Dos claves sobre la apelación del caso Karadzic

    25 MAR

    El pasado miércoles 20 de marzo el Mecanismo Residual para los Tribunales Penales Internacionales (IRMCT, por sus siglas en inglés) dictó sentencia de apelación contra la primera instancia en el caso contra Radovan Karadzic.

  • España renuncia a una verdadera reforma de la Ley Mordaza

    01 DIC

    El plan del nuevo gobierno para reformar la famosa "Ley Mordaza" no cumple con las exigencias de los defensores de derechos humanos y los ciudadanos.

  • ¡Cómprenme el cuento!

    01 DIC

    Cuento es una palabra que viene del término latino “computus”, que significa cuenta. Es una narración breve de hechos imaginarios, con un grupo generalmente reducido de personajes y un argumento no demasiado complejo