defending rights and civil liberties

2014

06

OCT

RIS y el CGAE llevan ante Naciones Unidas la reforma de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita

Ante la inminente aprobación por parte del Congreso del Proyecto de Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, RIS y el CGAE nos dirigimos mediante carta, en julio 2014, a la Relatora Especial de la ONU sobre independencia de jueces y abogados...

Ante la inminente aprobación por parte del Congreso del Proyecto de Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, RIS y el CGAE nos dirigimos mediante carta, en julio 2014, a la Relatora Especial de la ONU sobre independencia de jueces y abogados, ya que consideramos que la reforma legal planteada no mejora la ley vigente, introduce nuevas y graves restricciones al acceso a la justicia y plantea más trabas en la efectiva prestación del servicio de asistencia jurídica.

Desde la oficina de la Relatora han confirmado que se está estudiando el caso con interés y que se están teniendo en consideración las preocupaciones que ambas entidades expresamos en nuestra carta antes referida. Estas preocupaciones siguen plenamente vigentes tras las enmiendas formuladas por el Grupo Parlamentario Popular (que son las que en principio pueden prosperar dada la mayoría absoluta que tiene en la Cámara), que no suponen cambios sustanciales respecto al texto anterior.

Algunas de las preocupaciones que hemos trasladado a la Relatora son:

    •    El hecho de que el Proyecto de Ley hace abstracción del mayor o menor nivel de gastos que los ciudadanos afronten. Ello supondrá que ciudadanos sin capacidad económica real para afrontar los gastos de un proceso quedarán excluidos del concepto de beneficiario si su patrimonio teórico supera los umbrales establecidos. No se clarifica lo que se entenderá como “patrimonio suficiente” y tampoco se justifica por qué tenerlo, con independencia del nivel de renta, será motivo de denegación. Tampoco se contempla el concepto de “interés de la justicia” pues sólo se incluye el criterio de suficiencia o no de recursos.

    •    Sí se extiende el derecho a la justicia gratuita a ciertos colectivos, incluso sin necesidad de acreditar insuficiencia de recursos económicos, pero se trata de víctimas de determinados tipos de delitos que el Gobierno ha elegido a su criterio, excluyendo, por ejemplo, a otras víctimas de graves delitos.

    •    Es exigible mayor concreción, para que quede claro que la cobertura de la asistencia jurídica gratuita no excluye a quienes se “hallen de forma irregular” o “no residan legalmente”, y para toda suerte de procesos, ya que entre estos colectivos podemos encontrar, por ejemplo, posibles víctimas de trata o demandantes de asilo.

    •    Se suprime la obligación de residencia del abogado del Turno de Oficio en el ámbito de su domicilio profesional y de su Colegio de Abogados, lo que redundará en retrasos en la asistencia. Y, por último, la falta de partidas presupuestarias adecuadas para los servicios de asistencia jurídica que sean proporcionados a las necesidades del sistema.

    •    Se incluye una presunción de fraude en todos los casos en que una misma persona haya solicitado tres veces en el mismo año el beneficio de la justicia gratuita.

    •    Se obstaculiza la eficaz prestación del servicio sin que se prevean mecanismos de coordinación ni de supervisión externa

  • El derecho de acceso a la información es primordial en tiempos de crisis

    18 MAY

    Los ciudadanos deben estar informados en tiempo real y tener acceso a información veraz que prevenga la proliferación de noticias falsas, que les ayude a entender lo que ocurre para no perder la confianza en los gobiernos y sus instituciones, y, a su vez, poder vigilar sus acciones.

  • Emergencia judicial ante la crisis sanitaria originada por el COVID-19

    11 MAY

    La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha provocado en la administración de Justicia, como en muchos otros sectores, una auténtica revolución, cuyas consecuencias sufren/sufrimos todos y todas; en suma, operadores jurídicos y ciudadanos/as o, mejor dicho, personas físicas y jurídicas, debiendo tener en cuenta también a la población extranjera que, lógica e igualmente, disfruta del acceso a la justicia. Por ello, la calificación aquí de emergencia judicial, fruto de la mencionada crisis sanitaria, aún de incierto futuro.

  • Las libertades en tiempos de excepcionalidad pandémica

    20 ABR

    La enorme conmoción causada por el coronavirus también debe llevarnos a valorar su impacto en nuestro sistema de garantías, derechos y libertades

  • El falso debate entre privacidad y seguridad en situaciones de crisis

    15 ABR

    La pandemia provocada por el coronavirus está poniendo a prueba los servicios sanitarios de los países que la están sufriendo. Una situación que se ha propagado rápidamente, y que ha obligado a adaptarse a gran velocidad. Esto ha llevado a que se busquen soluciones acudiendo de nuevo a la tecnología, pero con poco tiempo para su valoración profunda en cuanto a cómo afectan a derechos de ciudadanos.